Monasterio de San Bernardo


MONASTERIO DE SAN BERNARDO


El Monasterio Cisterciense de San Bernardo, popularmente conocido como “Bernardas", es una de las joyas arquitectónicas del patrimonio eclesiástico de Alcalá de Henares y uno de los mejores edificios del barroco español.

Fue fundado a comienzos del siglo XVII por el cardenal Bernardo de Sandoval y Rojas (1546-1618), arzobispo de Toledo, diócesis a la que pertenecieron Alcalá y sus tierras desde 1129, tras la reconquista de la ciudad, hasta la creación de la diócesis de Madrid- Alcalá en 1885.

En abril de 1617 comenzaron las obras del “Convento de Bernardas Recoletas” en Alcalá, junto al Palacio Arzobispal. Don Bernardo quiso que el monasterio estuviese habitado por 24 monjas cistercienses, bajo la advocación de San Bernardo de Claraval, gran promotor del Císter. Pide que las monjas entren sin dote, renta ni bienes, dedicadas por completo a Dios y a la oración. La comunidad religiosa se mantuvo durante siglos, desde 1626 hasta el año 2000. El Monasterio fue declarado monumento arquitectónico-artístico en 1924. Es un Bien de Interés Cultural. En la actualidad el conjunto se halla dentro de un proceso de rehabilitación integral en el que colaboran el Ministerio de Fomento, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, el Instituto del Patrimonio Cultural de España y el Obispado de Alcalá.

El conjunto monumental fue construido bajo la dirección de Juan Gómez de Mora, sobre una parcela de casi 8.000 metros cuadrados que limita al norte con la antigua Puerta de Burgos y el recinto amurallado hasta el Arco de San Bernardo. Al oeste limita con el Palacio Arzobispal y al este con la calle de San Bernardo y el antiguo Convento Dominico de Teólogos de la Madre de Dios, actual Museo Arqueológico Regional. Al sur se abre una gran plaza, que ocupa el espacio de un antiguo barrio —la Almanxara— habitado por moriscos.

La fachada del templo, de ladrillo con adorno de piedra caliza y berroqueña, parece anunciar con sus tres puertas —la central más grande— una iglesia de tres naves. Sobre el frontón puede verse una estatua de San Bernardo atribuida al escultor portugués Manuel Pereira, autor también de las tallas de la iglesia de la Compañía de Jesús, en la calle Libreros de Alcalá de Henares. Balcones, óculos y escudos del fundador completan la decoración. El incendio del contiguo Palacio Arzobispal en 1939 afectó al conjunto monástico, haciendo necesarios diversos proyectos de restauración, entre los que cabe destacar la recuperación de la cúpula bajo las directrices del arquitecto José Manuel González Valcárcel. La linterna que corona la cúpula fue restaurada en el año 1980 por Manuel Barbero Rebolledo. El monasterio poseía, además de la iglesia, la zona de celdas, un claustro mayor y uno menor, el coro alto y el coro bajo, una sala capitular, dos sacristías, cocina, despensa, bodega, portería, locutorios y una pequeña hospedería.

Al acceder al interior del templo el visitante se lleva una sorpresa: en lugar de una iglesia de tres naves encuentra un templo de planta elíptica, circundado por seis capillas, dos de ellas rectangulares y las restantes elípticas. Siete balcones se asoman desde el primer piso al espacio interior del templo, cubierto todo él por una enorme cúpula oval, que deja pasar la luz a través de sus óculos y de la linterna. Frente a la entrada principal se halla la capilla mayor, con el templete o altar-retablo exento y tras éste el coro monástico. El templete, que combina pintura y escultura, se atribuye al hermano jesuita Francisco Bautista, quien también realizó el retablo de la iglesia de la Compañía de Jesús en Alcalá. Con planta octogonal y dotada de dos cuerpos, el templete alberga en su parte inferior las esculturas sedentes de los cuatro evangelistas con sus atributos característicos. En el registro superior encontramos las tallas de San Gregorio, San Pablo, San Ambrosio, San Bernardo, San Agustín, San Pedro y San Jerónimo. Las esculturas del templete han sido atribuidas a Antonio de Herrera, aunque otros autores creen ver aquí la mano de Alonso Vallejo, Antón de Morales o Giraldo de Merlo.

Las pinturas son de Angelo Nardi, como el resto de telas de la iglesia. Este pintor italiano, activo en Madrid, recibió en 1619 el encargo de decorar con pinturas la capilla mayor, el templete y las capillas del lado del evangelio y de la epístola. En la predela del templete Nardi representó escenas de la vida San Bernardo y de santos o beatos de la orden del Císter. Un reciente estudio ha mostrado la influencia iconográfica de la obra Vita et Miracula, de 1587, sobre este ciclo. En las capillas laterales encontramos los siguientes lienzos, también de Nardi, partiendo de los pies del templo en sentido antihorario: la Adoración de los Pastores, la Adoración de los Reyes, la Resurrección, la Ascensión del Señor, la Circuncisión y la Asunción de Nuestra Señora. El orden actual no es el original. En la capilla mayor, de arriba a abajo en el testero, podemos ver: la Coronación de la Virgen, la Anunciación (en dos lienzos), la “Lactatio” de San Bernardo, la Imposición de la casulla a San Ildefonso, la Inmaculada, Santa Humbelina y Santa Lutgarda. En el lado de la epístola: Santo Domingo, la Crucifixión de San Pedro y el Martirio de San Esteban. En el lado del evangelio: San Francisco, la Conversión de San Pablo y el Martirio de San Lorenzo.

Dinos que necesitas, estaremos encantados de ayudarte

Formulario de contacto

32-2 =

Quienes somos | Términos y uso de la web | Condiciones Generales de Reserva | Política de cookies | Política de Privacidad | ContactoDonosti Receptivo S.L. / Agencia de viajes, con licencia: CIE 2221 / Astigarragako Bidea 2, 5ª Plta 2º drcha, CP 20180 Oiartzun (Gipuzkoa)Pago seguro. admite tarjetas,visa, mastercard, visa electron, 4b